Compartir

La Superintendencia de Bancos y la Superintendencia de Criptoactivos se reunieron para coordinar la forma de vigilar y supervisar las transacciones

Hechos clave:
  • Alegan que la supervisión forma parte de la “lucha” contra “prácticas irregulares” en la economía.
  • 75 cuentas bancarias fueron bloqueadas este año por relacionarse con criptomonedas.

a Superintendencia de Bancos (Sudeban) y la Superintendencia de Criptoactivos (Sunacrip) de Venezuela comenzarán a supervisar «en tiempo real» las operaciones bancarias que estén relacionadas con bitcoin (BTC) y las criptomonedas, informó el primer ente en un comunicado.

Vía Twitter, la Sudeban, que es un organismo adscrito al Ministerio de Finanzas de Venezuela, indicó que, tras una reunión celebrada la semana pasada, coordinarán con la Sunacrip y con la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera (UNIF) de ese país los «mecanismos de supervisión» de las transacciones que involucren criptoactivos.

Alegan que esta medida regulatoria tiene su origen en supuestas «prácticas irregulares» en la economía del país, que «atentan» contra el bolívar venezolano y la «estabilidad» del mercado cambiario.

No identificaron cuáles son esas prácticas, pero posiblemente tenga que ver con la cotización del dólar paralelo. Por lo general, este indicador está por encima de la tasa arbitrada por el Banco Central de Venezuela (BCV) y suele ser utilizado por comercios y locales para fijar los precios de sus productos ante la creciente inflación. Esto, a pesar de que existe una obligatoriedad de hacerlo con la tasa del BCV.

El pasado 12 de diciembre, el presidente venezolano Nicolás Maduro pidió a sus seguidores «combatir» el paralelismo en la cotización del dólar. Fue así como el 16 de diciembre, la Sudeban emprendió una inspección y fiscalización en entidades financieras, «para evitar las distorsiones en el precio del dólar en la economía nacional».

TE PUEDE INTERESAR  Tether se Compromete a Invertir el 15% de Sus Ganancias en Bitcoin

En medio de esa «lucha» de la Sudeban contra el dólar paralelo resalta la inclusión de la Sunacrip para la vigilancia «en tiempo real» de las operaciones. Aunque no lo aclaran en su comunicado, esto posiblemente responde al crecimiento de la adopción del ecosistema de Bitcoin y de las criptomonedas en la nación caribeña.

Sucede que este último año ha habido un aumento en el uso de criptomonedas. Si bien no existen datos oficiales sobre este particular, hay firmas como Chainalysis que aseguran que las criptomonedas estables (stablecoins), que guardan paridad 1:1 con el dólar estadounidense, ya ocupan el 30% de todo el comercio minorista de Venezuela.

Esto quiere decir que un grueso importante del comercio al por menor en Venezuela se da partiendo del intercambio de monedas estables por bolívares. Y para esto, hace falta la intervención bancaria, ya que son las entidades receptoras del dinero fíat venezolano proveniente del comercio con estos activos.

reunion de la sunacrip
Joselit Ramírez, jefe de la Sunacrip de Venezuela, participó en una reunión con la Sudeban el 23 de diciembre. Fuente: Sudeban.

75 cuentas bancarias bloqueadas por relacionarse con criptomonedas

Por la intervención de los bancos en el comercio o intercambio de criptomonedas se han reportado más de 75 casos de bloqueos de cuentas bancarias en Venezuela desde que inició el 2022.

Como fue reportado por CriptoNoticias el lunes 26 de diciembre, la firma de abogados LegalRocks afirma que han atendido las denuncias de personas naturales y jurídicas cuyas cuentas de banco se suspendieron por relacionarse con criptoactivos.

Ahora bien, estos bloqueos e investigaciones bancarias contra usuarios datan desde hace meses. Así, es probable que se sigan viendo suspensiones en el corto plazo, ahora que todo parece apuntar a una mayor vigilancia por parte de los entes reguladores venezolanos.

TE PUEDE INTERESAR  Coinbase pagará US$100 millones a Nueva York por incumplir regulaciones

En todo caso, la Sunacrip ya ha apostado antes por una mayor vigilancia del sector. De hecho, llegó a asomar la posibilidad de sancionar a los usuarios y empresas que utilicen plataformas de criptomonedas no reguladas por ellos.