Compartir

La Policía Nacional de España, ha desmantelado una banda delictiva en Zaragoza que operaba con criptomonedas y que logró estafar 150,000 euros a través de Internet. Durante el registro realizado en la residencia de los líderes de este grupo, ubicada en el barrio del Gancho, se incautaron, por primera vez en Aragón, 11,000 euros en criptomonedas.

La investigación se inició a principios de año con la detención de varias personas que figuraban como titulares de cuentas bancarias utilizadas para estafar dinero mediante métodos como el ‘smishing‘ (enviar mensajes de texto haciéndose pasar por un banco) o el scam del “hijo en apuros”.

Con el tiempo, las autoridades descubrieron la existencia de una organización establecida en el barrio zaragozano del Gancho.

Rocío Gracia, portavoz de la Policía Nacional de Zaragoza, explicó a Cadena SER que “los agentes llevaron a cabo cinco registros domiciliarios simultáneos, durante los cuales se confiscaron 35,000 euros en efectivo, diversas armas blancas, munición de armas de fuego y 11,000 euros en criptomonedas”.

La banda criminal tenía una estructura bien definida, con un líder encargado de diseñar estrategias en línea para obtener dinero, otro responsable de reclutar personas vulnerables para que actuaran como titulares de las cuentas bancarias receptoras de las estafas, y otros encargados de retirar el dinero de los cajeros automáticos.

Las criptomonedas suelen relacionarse a actos delictivos debido a casos como este, el scam descubierto en Zaragoza, España. Fuente: Ministerio del Interior.

La operación, denominada “Hook” (gancho en inglés), se inició a principios de año con la detención de varios colaboradores que, a cambio de pequeñas sumas de dinero o drogas, cedían su identidad para abrir cuentas bancarias utilizadas por los estafadores. Estas personas eran reclutadas entre individuos vulnerables, como indigentes, toxicómanos y discapacitados, en el deteriorado barrio de El Gancho.

TE PUEDE INTERESAR  Binance: Pausa de Retiros de Bitcoin Son 'Una Oportunidad de Aprendizaje'

Posteriormente, los miembros de la organización operaban estas cuentas para realizar transferencias a otras cuentas o retirar directamente el dinero estafado de cajeros automáticos. En total, la operación resultó en la detención de 20 personas que gestionaban una red con roles definidos y más de cien cuentas bancarias, logrando apoderarse de hasta 150,000 euros.

En este contexto de los 11,000 euros en criptomonedas incautadas -donde también se encontrarios varios monederos de Bitcoin-, se plantea la interrogante sobre el papel que estas monedas digitales pudieron haber desempeñado en las operaciones de la organización criminal.

Aunque los detalles específicos aún no están completamente esclarecidos, la presencia de criptomonedas sugiere posibles estrategias de lavado de dinero o métodos de financiamiento ilícito.

Las criptomonedas, conocidas por su naturaleza descentralizada y cierto grado de anonimato, ofrecen a los criminalesuna vía potencial para eludir la detección y la trazabilidad de las transacciones financieras. En este caso, los 11,000 euros en criptomonedas podrían haber sido utilizados para ocultar.

Asimismo, transferir fondos de manera más discreta que las transacciones tradicionales en efectivo. O bien, a través de instituciones financieras convencionales.

Además, las criptomonedas también podrían haber servido como medio para el pago de servicios relacionados con ilícitos. Tales como la adquisición de herramientas en línea para llevar a cabo estafas o el pago a cómplices. La falta de regulación estricta en el ámbito de las criptomonedas y la relativa anonimidad de la tecnología blockchain.

Lo anterior añade una capa de complejidad a la investigación. Ello, porque hace que sea más difícil rastrear el flujo de fondos y la identidad de los involucrados.

TE PUEDE INTERESAR  «Venezuela apuesta por bitcoin como pilar de una nueva economía»: CEO de Cryptobuyer

En todo caso, las criptomonedas podrían haber desempeñado un papel clave en las operaciones de la banda criminal. Al proporcionar un medio eficiente y menos rastreable para el movimiento y la gestión de fondos ilícitos.