Compartir

La petrolera estatal de Argentina y la Empresa Nacional del Petróleo chilena firmaron un acuerdo que se extenderá por 45 días para enviar 41.000 barriles de crudo diarios provenientes del yacimiento de Vaca Muerta a través del sistema Oleoducto Trasandino, que conecta a ambos países.

La petrolera argentina YPF y la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) de Chile firmaron el lunes un acuerdo comercial para volver a exportar petróleo crudo proveniente del yacimiento de Vaca Muerta a través del sistema Oleoducto Trasandino (Otasa) que conecta ambos países y que estaba inactivo desde 2006.

El contrato se extenderá por unos 45 días, durante los cuales se considera una compra de cerca de 41.000 barriles por día, que serían entregados entre mayo y junio próximos.

«Para ENAP se trata de una operación habitual de compra que, sin embargo, tiene la relevancia de ser el paso inicial para el reinicio de la interconexión energética-petrolera entre ambos países, en el largo plazo», señaló la firma chilena en un comunicado.

“Este acuerdo comercial es un paso más hacia el objetivo de poner en marcha el oleoducto trasandino y como ENAP nos permitirá también realizar pruebas tempranas de importación de crudo desde Argentina; y por el lado logístico y
operacional nos entregará información esencial para tomar definiciones futuras”, explicó el general de ENAP, Julio Friedmann.

Al respecto, dijo que el crudo transitará por el oleoducto trasandino una vez que estén resueltos y en regla cuestiones operativas y normativos pendientes, además de las inspecciones y mantenimientos técnicos del oleoducto para
garantizar la seguridad e integridad de las instalaciones.

El Oleoducto Trasandino (Otasa) es una empresa cuya titularidad comparten ENAP (36,25%), YPF (36%) y la estadounidense Chevron (con 27,75%), y que vincula Vaca Muerta con Chile.

TE PUEDE INTERESAR  El petróleo de Texas pierde un 0,4 % y cierra en 70,86 dólares el barril

Inactivo desde 2006, el oleoducto de 427 kilómetros de extensión comenzó a finales del año pasado con las pruebas necesarias para su rehabilitación, para garantizar el despacho de petróleo a Chile y a otros mercados del Pacífico.

La reactivación de este proyecto -declarado estratégico por los gobiernos de Argentina y Chile-, permitirá incrementar la capacidad de transporte del petróleo incremental que se produce en la formación neuquina de Vaca Muerta.

El ducto tiene una capacidad para transportar 17.500 metros cúbicos por día, equivalentes a 110.000 barriles diarios, y desde YPF se trabaja a la par para vincularlo con el oleoducto Vaca Muerta Norte, que irá desde Puesto Hernández hasta Loma Campana.

El proyecto de Otasa -que extiende el sistema de transporte desde Vaca Muerta hacia el oeste-, convive con el Oleoducto del Valle (Oldelval) que se encuentra próximo a un proceso de duplicación de capacidad con obras por más de US$ 1.100 millones al 2035.

De esta manera, se estima que se le podrá ir dando una solución transitoria a la situación actual de saturación de los ductos en operación, lo que requiere de obras millonarias de ampliación para acompañar las proyecciones de aumento de producción de petróleo de las compañías.

El Oleoducto Trasandino es una propiedad compartida por la petrolera chilena, YPF y Chevrón.

En tiempos de precios energéticos altos, la industria local tiene en Vaca Muerta la posibilidad de multiplicar sus exportaciones, lo que requiere una adecuación del transporte mediante inversiones que son de recupero a largo plazo.