Compartir

En Turquía las elecciones presidenciales estuvieron reñidas, al punto de que se irá a una segunda vuelta para poder elegir a su mandatario.

El Político

La contienda electoral en Turquía pasaron este domingo a una segunda vuelta, en la que el actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, y el candidato de la alianza opositora, Kemal Kiliçdaroglu, no lograron la mayoría de los votos necesarios.

Erdogan, que lleva 20 años en el poder, obtuvo el 49,94% de los votos, mientras que Kiliçdaroglu quedó segundo con el 44,3%. Los dos candidatos se enfrentarán en una segunda vuelta el 28 de junio.

Estos resultados pueden variar un poco más todavía, a medida que se vaya consolidado el conteo de votos.

Las elecciones fueron seguidas de cerca por la comunidad internacional, con muchos observadores preocupados por la erosión de las libertades democráticas en Turquía, bajo el gobierno de Erdogan.

En el periodo previo a las elecciones, Erdogan reprimió la disidencia, deteniendo a periodistas y políticos de la oposición.

También utilizó su poder para delimitar los distritos electorales e intimidar a los votantes.

Entre líneas: un país polarizado

A pesar de estos esfuerzos, Kiliçdaroglu realizó una fuerte campaña, aprovechando el descontento público con las políticas económicas de Erdogan y su estilo de liderazgo cada vez más autoritario.

La segunda vuelta, prevista para dentro de poco más de un mes, se prevé reñida. Pues Erdogan cuenta con una sólida base de apoyo entre los musulmanes conservadores y los votantes rurales. Mientras que Kiliçdaroglu es popular entre los turcos laicos y los jóvenes.

Más noticias: Venezuela acumula una inflación del 86,7 % en los primeros cuatro meses de 2023

El resultado de las elecciones tendrá un gran impacto en el futuro de Turquía. Si Erdogan es reelecto, es probable que continúe con su represión de la disidencia y aplique una política exterior cada vez más nacionalista y aislacionista. Si gana Kiliçdaroglu, podría marcar el comienzo de una nueva era de reformas democráticas en Turquía, según expertos.

TE PUEDE INTERESAR  El Político: No es fácil comprar vivienda en los EE.UU.

Detalle: analizando el resultado

El resultado de las elecciones presidenciales turcas supone un importante retraso para la estabilidad en Turquía.

El hecho de que no se haya podido definir un ganador todavía, demuestra que Erdogan sigue siendo popular entre una parte significativa de la población turca, a pesar de su régimen autoritario.

Los resultados electorales tan reñidos también indican que el pueblo turco está profundamente dividido. El porcentaje de votos obtenidos por Kiliçdaroglu sugiere que existe un apetito significativo por una reforma democrática en Turquía.

La segunda vuelta electoral del 28 de junio será una prueba decisiva para la democracia turca. Si Erdogan es ratificado en el poder, será una señal de que Turquía se aleja cada vez más de la democracia. Si gana Kiliçdaroglu, será un claro indicativo de que Turquía avanza hacia un futuro más democrático y más cercano a la Unión Europea y Occidente.

 
Source: Descifrado

La entrada Turquía polarizada: Erdogan y Kiliçdaroglu irán a segunda vuelta por la Presidencia, por El Político se publicó primero en Descifrado.