Compartir
Pedro Pablo Peñaloza, periodista especializado en la fuente Política, aseguró este sábado que el candidato que acuerde la oposición será la herramienta para que se exprese la “fuerza del voto” en las elecciones presidenciales del 28 de julio. “Lejos de ser el gran líder o iluminado, aquí el candidato es la herramienta, el instrumento y el camino para que se exprese la única fuerza que tiene la sociedad democrática: el voto”, resaltó en un hilo de X, al referirse al escenario político actual. En su publicación, el analista señaló que “Venezuela no es una democracia” y que desde hace al menos 16 años el chavismo “interviene” en la designación de los líderes opositores. Este es un escenario, continuó, que se presenta desde 2008, cuando el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez inhabilitó al exgobernador Enrique Mendoza, quien figuraba como “la carta segura” para ganar la Gobernación de Miranda. “Esto abrió paso a Capriles y el resto es historia”, apuntó. De la misma manera, el líder de Alianza Bravo Pueblo (ABP), Antonio Ledezma, se hizo con la Alcaldía Metropolitana de Caracas en las elecciones regionales de 2008. “La inhabilitación de (Leopoldo) López llevó a buscar un sustituto que en ese momento era cuestionado por ser parte de la ‘vieja política’. Al final, pese a las dudas, concentró el voto de la unidad y derrotó al chavismo”, rememoró Peñaloza. Tweet e hilo de Pedro Pablo Peñaloza – 30/03/24 Voto y unidad El analista destacó que actualmente la oposición se enfrenta a un régimen que pasó de “autoritario competitivo” a ser “hegemónico con tendencias totalitarias”, según advierten expertos, por lo no otorgará ni siquiera “las mínimas garantías electorales”.
TE PUEDE INTERESAR  Eltoque: Estanflación en la economía cubana
En este sentido, destacó que el chavismo “solo admitirá una candidatura que perciba débil y que genere malestar, división y desánimo en las mayorías que quieren el cambio”. “La candidata de la oposición es María Corina. Fue ella la elegida en primarias y quien goza de la legitimidad y el apoyo popular. Sin embargo, ya nadie reclama que se acepte su postulación”, mencionó. A su juicio, esto ocurre porque “no se tuvo la fuerza suficiente para obligar al chavismo a ceder”, una situación que se repita con la candidatura de la académica Corina Yoris, quien sustituiría a Machado ante la inhabilitación política que le prohíbe postularse. Sin embargo, la inscripción de Yoris ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) tampoco se pudo materializar. Su “veto ha marcado el colmo del atropello, al extremo de que Petro y Lula lo rechazaron”, apuntó. Mediante negociaciones, el chavismo permitió la inscripción del gobernador del Zulia, Manuel Rosales, con la tarjeta de Un Nuevo Tiempo (UNT), y mantener “con vida” la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a través de un candidato “tapa”, que pase el filtro para ser reemplazado durante el período de sustituciones, pautado para abril. “No se tiene la fuerza para obligar al chavismo (a aceptar las candidaturas de Machado o Yoris). La opción que queda es trabajar con lo que se tiene con voto y unidad”, subrayó Peñaloza. Paso a la transición El periodista consideró que si en las elecciones presidenciales el “voto se manifiesta en avalancha” y se obtiene un triunfo electoral, se obligaría al gobierno a repensar su posición, dando paso a un “punto de partida para lograr la transición”.
TE PUEDE INTERESAR  Gil Yepes: Inversión privada "está atosigada" por los impuestos y la falta de créditos bancarios
“Pero eso pasa por participar y alcanzar esa victoria en las peores condiciones que se recuerden en estos 25 años”, resaltó. En opinión de Peñaloza, de hacerse la oposición con una eventual victoria “comenzará una negociación que muy seguramente no será ni cómoda ni agradable para todo el país”. No obstante, señaló que para llegar a ello, el camino será cuesta arriba. “La oposición tendrá que mantenerse en la ruta electoral, superar sus diferencias y ganarle al chavismo en su terreno”, sostuvo. Por QPV