Compartir

Jason Wild, vicepresidente de Microsoft, ha dicho que «es posible» que la Inteligencia Artificial reemplace puestos de trabajo, pues «se calcula que uno de cada cuatro empleos van a ser automatizados.

El vicepresidente de Microsoft, Jason Wild, ha pronosticado este viernes que en unos años uno de cada cuatro empleos estará automatizado y ha avanzado que en su empresa está previsto que todos los puestos de trabajo cuenten con un copiloto de inteligencia artificial.

El Palacio de Congresos y Exposiciones de A Coruña acoge desde ayer Ecosystems2030, la cumbre sobre tecnología e innovación que celebra su tercera edición, la segunda consecutiva en A Coruña.

Wild, marido de una española y con vínculos con el Estado al que ha definido como su favorito, ha impartido la conferencia ‘Cómo la Inteligencia Artificial humanizará cada viaje’, en la que ha incidido en que «la Inteligencia Artificial es real» y cambia, a partir de ahora, «las reglas del juego», por lo que todo tendrá que ver «con las interacciones».

Ha citado a Bill Gates, que ha dicho que, con estos cambios, «las empresas se distinguirán por lo bien que utilizan la Inteligencia Artificial» y, por eso, la misión de Microsoft es utilizar todas las herramientas a su alcance «para que las personas tengan éxito» y los clientes «crezcan».

El vicepresidente de Microsoft ha dicho que «es posible» que la Inteligencia Artificial reemplace puestos de trabajo, pues «se calcula que uno de cada cuatro empleos van a ser automatizados.

«Lo que muchos no vemos es que van a mejorar muchísimo nuestras habilidades. En Microsoft cada trabajo va a tener un copiloto de Inteligencia Artificial», ha defendido.

TE PUEDE INTERESAR  Maestros parrilleros:  La Montserratina es la marca líder de embutidos por su sabor y calidad

Uno de los ejemplos de sustitución de puestos de trabajo a nivel local está, según ha situado, en Inditex, donde podrían no hacer falta ni modelos ni estudios fotográficos para exponer sus avances en la moda, pues es posible crear personas con apariencia real con Inteligencia Artificial, o incluso puede sustituir a los encargados de la creación de colecciones.

Esta situación ocurre porque, con los últimos avances, «los resultados empíricos van más allá de las expectativas teóricas» y se ha alcanzado «un nivel increíble en el mundo de la tecnología» que cada vez «va a acelerar más».

Se ha preguntado, no obstante, «qué pasa con la parte del compañerismo» y si la IA «podría ser ese colega del instituto que te quiere y que te apoya».

Las características de la IA ideal, según él, implican que sea empática, creativa y familiar, en lo que ya hay importantes avances. «La IA nos puede ayudar a ser más humanos y a generar mejores relaciones con nuestros clientes», ha resumido.

En todo caso, ha aclarado que «son las personas las que tienen que tomar las decisiones» y lo importante es alcanzar «el mecanismo que permita tomar las decisiones difíciles» con los datos suficientes: «Todo se basa en la confianza», ha resumido.

La lección que ha pedido a los asistentes que recuerden es que sean «como niños», pues aunque sepan cuáles son los ejes del trabajo y cómo «monetizarlos», deben partir de un proceso creativo previo que ha comparado con un juego.

«Primero hay que saber cuáles son los datos precisos para conseguir la respuesta a vuestra pregunta», ha concluido.