Compartir

Según el informe anual del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la pobreza extrema también subió en 2022 y pasó de 4,1% a 5,0%

La población de Perú en situación de pobreza se incrementó a 27,5% en 2022, un alza de 1,6 puntos respecto a 2021, y afectó a unas 9,1 millones de personas, informó este jueves el gobierno.

La pobreza extrema también subió en 2022 y pasó de 4,1% a 5,0%, según el informe anual del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) sobre evolución de la pobreza monetaria 2021-2022.

El nivel de pobreza en 2022 supera todavía los indicadores previos a la pandemia, cuando Perú registraba 20,2% de pobres en 2019. En el primer año de covid-19, el índice de pobreza alcanzó la cifra récord de 30,1% en 2020.

Según el INEI, más mujeres que hombres son pobres: «El 27,8% de la población femenina y el 27,2% de la población masculina del país fueron afectados por la pobreza».

El nivel de formación educativa también se refleja en la situación de pobreza. «El 36,8% de la población en condición de pobreza estudió hasta primaria, seguido del 28,3% que estudió educación secundaria y el 11,2% alcanzó la educación superior».

El informe señala que «el 51,7% de los hogares en situación de pobreza dispone del servicio de desagüe por red pública dentro de la vivienda y en el caso de los hogares en pobreza extrema el 30,3%».

A pesar de las limitaciones en el acceso a algunos servicios básicos, el INEI resalta que «el acceso a un teléfono móvil» es de 90,9% entre los hogares pobres.

TE PUEDE INTERESAR  Venezolano que batió récord en PedidosYa realizó 104 pedidos de hamburguesas en el último año

En el caso de internet, un 33,0% de pobres se puede conectar a la red.

En cuanto a condiciones de alimentación y salud, «en 2022 el 36,2% de la población presentó déficit calórico y el 42,4% de la población de 6 a 35 meses de edad padeció anemia».

La medición oficial de la pobreza en Perú se efectúa a través del indicador del gasto en cada hogar, explicó el INEI.

La línea de pobreza se mide en base «al equivalente monetario al costo (mensual) de una canasta básica de consumo de alimentos y no alimentos».

En 2022 ese gasto mensual fue de 415 soles (unos 112 dólares) por habitante en una canasta básica. Si una persona gasta menos que esa cifra es considerada pobre.

En la pobreza extrema se incluyó a las personas que destinaron menos de 226 soles mensuales (unos 61 dólares) a sus gastos alimentarios.