Compartir

El 23% de los puestos de trabajo se transformará de la mano del avance de la tecnología en los próximos cinco años, esto demandará el reentrenamiento acelerado de la fuerza laboral para hacer frente a las nuevas necesidades del mercado.

La adopción tecnológica será el factor principal para el desarrollo de los negocios en los próximos cinco años, así lo considera el 85% de las empresas a nivel global, esto implicará una nueva transformación de muchos de los puestos de trabajo tradicionales, tal como ha sucedido antes en la historia, expresa el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el Reporte sobre el futuro del empleo 2023, cuatro de cada cinco empresas encuestadas posicionaron a la digitalización y a la adopción de tecnologías nuevas y de vanguardia como las tendencias más sólidas para la transformación de sus organizaciones en el corto plazo.

ºEste elemento es una de las principales fuentes de presión para el mercado laboral, incluso se estima que para el año 2027, el 23% de los puestos de trabajo se transformarán de la mano del avance tecnológico.

El panorama, al menos en lo que se refiere al avance tecnológico y su impacto en el empleo, es positivo, pues se espera que la creación de trabajos relacionados con esta área, como macrodatos, computación en la nube e inteligencia artificial (IA), por citar algunos casos, compense la destrucción de plazas en otras áreas. El 75% de las empresas prevé adoptar este tipo de tecnologías en los próximos cinco años.

“Se espera que el impacto de la mayoría de las tecnologías en el empleo sea netamente positivo en los próximos cinco años: el análisis de grandes volúmenes de datos, las tecnologías de gestión del cambio climático y el medio ambiente, y el cifrado y la ciberseguridad serán los principales motores del crecimiento del empleo”, puntualiza el WEF en el reporte.

TE PUEDE INTERESAR  Macro Consultores:Canasta de alimentos cerró en marzo con variación anualizada del 34,3%

Las áreas en las que se anticipa una mayor “alteración significativa” del mercado laboral son las relacionadas con las tecnologías agrícolas, las plataformas y aplicaciones digitales, el comercio electrónico y la IA, “con proporciones sustanciales de empresas que prevén el desplazamiento de puestos de trabajo en sus organizaciones, compensado por el crecimiento del empleo en otros lugares”, lo que resultaría en un balance positivo.

“Se espera que todas las tecnologías, excepto dos, sean creadoras netas de empleo en los próximos cinco años: los robots humanoides y los robots no humanoides”, agrega.

En el caso de México, y de acuerdo con los datos del WEF, los especialistas en IA y los contadores se encuentran en ambos extremos de la lista de trabajos considerados clave para la transformación y del desarrollo de los negocios en el país.

Los empleos clave, así como su nivel de crecimiento están liderados por Especialistas en IA y machine learning (38%)
Especialistas en macrodatos/big data (35%)
Desarrolladores de aplicaciones (35%)
Analistas de inteligencia de negocios (22%)
Gerentes de proyectos (18%)
Gerentes de operaciones (18%)

En tanto, los trabajos considerados menos estratégicos en el país y la caída que han tenido en la demanda de las empresas: Contadores y auditores (-43%)
Personal de contabilidad, teneduría de libros y nómina (-34%)
Capturistas de datos (-27%)
Gerentes de administración y servicios empresariales (-21%)
Trabajadores de fábrica y ensamblaje (-15%)
Abogados (-11%)

De esta manera, los roles de más crecimiento están impulsados por la tecnología, la digitalización y la sostenibilidad. En tanto, los que tendrán mayor reducción serán los relacionados con tareas administrativas, como el personal de oficina o secretaría, cajeros y servicios postales.

TE PUEDE INTERESAR  Prevén cerrar zafra de azúcar en casi 4 millones de toneladas

Análisis y creatividad, encabezan la demanda

Las habilidades cognitivas relacionadas con el pensamiento analítico y el pensamiento creativo son las consideradas las más relevantes para los trabajadores en 2023, por encima de la resiliencia, la flexibilidad y la agilidad –competencias de autoeficacia–, esto debido a los escenarios de inestabilidad y la necesidad de adaptación de las empresas.

“Los empresarios estiman que el 44% de las competencias de los trabajadores se verán alteradas en los próximos cinco años. Las competencias cognitivas son las que más rápidamente aumentan en importancia, lo que refleja la creciente importancia de la resolución de problemas complejos en el lugar de trabajo”, se puntualiza en el reporte.

Para el caso de México, se proyecta también que dos de cada cinco trabajadores requerirán capacitación para desarrollar nuevas habilidades. En este contexto, las competencias consideradas más importantes por las empresas en el país son:

Pensamiento analítico (54%)
Pensamiento creativo (49%)
Inteligencia artificial y macrodatos (48%)
Resiliencia, flexibilidad y agilidad (42%)
Liderazgo e influencia social (32%)
Empatía y escucha activa (31%)
Curiosidad y aprendizaje permanente (29%)
Gestión medioambiental (27%)
Diseño y experiencia del usuario (24%)
Orientación al servicio y servicio al cliente (24%)

Pese al reconocimiento de la necesidad de entrenamiento y reentrenamiento de la fuerza laboral, sólo la mitad de los trabajadores tiene acceso a capacitación laboral adecuada, advierte el WEF.

Además, las empresas están más enfocadas en desarrollar habilidades técnicas relacionadas con la gestión de datos y la inteligencia artificial que las competencias blandas que ellos mismos reconocen como claves, como el pensamiento analítico y creativo. Esto debe llevar a las organizaciones a replantear sus estrategias de formación para enfrentar los cambios que tendrá el mercado laboral.