Compartir

El estado con más cortes de electricidad el año pasado fue Zulia, con 37.155 fallas; seguido de Táchira con 20.884; Carabobo con 18.900; Mérida con 18.336, y Miranda con 15.877 interrupciones

Las fallas del servicio eléctrico en Venezuela aumentaron un 22% el año pasado respecto a 2021, según datos suministrados este domingo por el Comité de Afectados por Apagones.

De acuerdo con la información, el país registró, en 2022, al menos 233.298 interrupciones de este servicio, cuando en 2021 se computaron unas 190.006 fallas eléctricas.

El estado con más cortes de electricidad el año pasado fue Zulia, con 37.155 fallas; seguido de Táchira con 20.884; Carabobo con 18.900; Mérida con 18.336, y Miranda con 15.877 interrupciones de este servicio, siempre según la organización.

Por otra parte, las regiones con menos fallas en 2022 fueron La Guaira, con 3.131, y Distrito Capital, donde se reportaron, al menos, 3.494 cortes eléctricos.

El presidente Nicolás Maduro fijó, en agosto pasado, la meta de recuperar los servicios públicos, entre ellos el eléctrico, antes de que finalizara 2022, para lo que pidió a los ciudadanos que denunciaran las fallas y a los ministros y empresas estatales prestadoras que atendieran estos reportes.

Sin embargo, la presidenta del Comité de Afectados por Apagones, Aixa López, dijo que el número de fallas «ha venido aumentando», por lo que el «clamor de los venezolanos es que se estabilice el sistema eléctrico nacional, que es un caos total».

El Ministerio de Energía Eléctrica informó el pasado martes que para los próximos tres años se tiene prevista la instalación de 2.000 vatios de energía solar en el país, a través del Plan de Energías Alternativas, en el que se han contemplado convenios nacionales e internacionales.

TE PUEDE INTERESAR  Primer trimestre de 2024 ha tenido un notable incremento de exportaciones a las islas ABC

Asimismo, indicó que, en 2022, se instalaron más de 1.700 luminarias de energía solar en 11 estados del país, dándole prioridad a las regiones donde viven comunidades indígenas, así como a «sectores aislados».