Compartir

El retraso en los pagos a los proveedores significa que las operaciones del sector público, como las obras de mantenimiento, también se están retrasando. Sólo se ha pagado regularmente a los proveedores de alimentos.

El gobierno de Venezuela está atrasado en los pagos en efectivo en dólares estadounidenses a varios de sus proveedores, ya que enfrenta la disminución de los ingresos de la moneda extranjera, dijeron cinco fuentes familiarizadas con el asunto, lo que obstaculiza los esfuerzos para contener la inflación.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro y empresas estatales como la petrolera PDVSA comenzaron a fines de 2021 a pagar a algunos proveedores en dólares para recortar gastos en bolívares y reducir la inflación.

Pero las fuentes dijeron que desde septiembre los pagos pendientes se han ido acumulando ya que no hay suficiente efectivo disponible para cubrir los gastos y los costos cambiarios.

La administración de Maduro ha adoptado una caja de herramientas de políticas económicas para frenar la inflación, centrándose en la estabilización del tipo de cambio mediante la venta de divisas a los bancos locales, al tiempo que limita el crédito y el gasto público, y aumenta los impuestos.

La estrategia ha empezado a fallar con la caída del bolívar frente al dólar.

El suministro de divisas ha disminuido, dijeron tres de las fuentes, que añadieron que la caída podría deberse al lento cobro de las exportaciones de crudo.

Venezuela ha exportado a lo largo del año entre 400.000 y 700.000 barriles diarios, según datos publicados por Reuters, algunos meses aterrizando por debajo de los promedios de 2021.

Las fuentes dijeron que el retraso en los pagos a los proveedores significaba que las operaciones del sector público, como las obras de mantenimiento, también se estaban retrasando. Sólo se ha pagado regularmente a los proveedores de alimentos, añadieron.

TE PUEDE INTERESAR  Inicia la entrega del bono «Vota por el Esequibo» a través del Carnet de la Patria

«Cuando no hay suficiente oferta de divisas, muchos se ven obligados a acudir a un mercado alternativo», dijo el economista José Guerra, señalando una brecha entre el tipo de cambio del banco central y la tasa no oficial.

La oferta semanal de divisas del banco central ha sido volátil desde agosto. Durante semanas, los bancos locales recibieron menos de 100 millones de dólares del Banco Central, salvo la semana pasada, cuando recibieron 230 millones, según cálculos de Síntesis Financiera.

El bolívar se ha depreciado casi un 50% frente al dólar en los últimos cuatro meses, mientras los precios se disparan. Es probable que Venezuela termine el año con una inflación del 213%, una de las tasas más altas de la región, según la empresa local Ecoanalitica.