Compartir

Se trata de los proyectos fotovoltaicos las Palmeras, Chicalá y Bambú. Con este hito, la cartera on-grid de Verano en Latinoamérica supera los 3 GWp, además de una cartera de hidrógeno verde en la región.

La firma chilena Verano Energy concretó esta semana el proceso de compra de tres parques solares fotovoltaicos en Colombia, con un total de 296 MWp, llevado a cabo bajo la nueva resolución de la UPME (Unidad de Planeación Minero-Energética), regulador colombiano que entrega o asigna las conexiones. Cabe destacar que la energía fotovoltaica es la clave para un futuro más sostenible y es compromiso y enfoque de Verano ser un jugador relevante en latinoamérica en esta área, con presencia en Chile, Argentina, Perú y ahora reactivando Colombia.

«La mayor parte de nuestra experiencia y éxito se ha producido en nuestro principal mercado, Chile, donde hemos conectado casi 50 proyectos solares. Hemos puesto énfasis en expandirnos y diversificarnos en la región, y hemos comenzado a desplegar capital en nuestra cartera interna de 3 GWp. Ahora, vemos un camino claro para empezar a invertir en nuestra cartera colombiana a través de los proyectos identificados y comprados. Colombia es un mercado atractivo y estratégico para nosotros», dijo Dylan Rudney, CEO de Verano Energy en un comunicado a lo medios.

Se trata de los proyectos Parque Solar Las Palmeras, con una capacidad peak de 270 MWp, y estará ubicado en el departamento del Cesar; el parque Solar Fotovoltaica Chicalá, que contempla una planta de 13 MWp que se construirá en Sabanalarga Atlántico; y la planta Solar Fotovoltaica Bambúde 13 MWp estará ubicada en Barrancabermeja Santander, zona donde se encuentran la mayoría de las refinerías de petróleo de Colombia.

TE PUEDE INTERESAR  Venezuela y China revisaron convenios económicos y comerciales bilaterales

La inversión para la construcción de estos tres proyectos supera los US$ 300 millones.

«Como empresa, estamos pasando de ser un mero promotor solar y EPC a un IPP (productor independiente de energía), lo que significa que invertiremos en nuestros propios proyectos y seremos propietarios de ellos», añadió Rudney.

Verano llegó a Colombia en 2018 e invirtió en un portafolio solar greenfield, la mayoría del cual quedó varado sin interconexiones por la regulación local. La compañía espera iniciar este año la construcción de sus primeros proyectos en el mercado para comenzar a operar durante 2024. «Si bien es un logro importante para nosotros como empresa, también es un hito muy relevante para el mercado renovable en general, y una señal de confianza que el gobierno colombiano esté apoyando actualmente este tipo de proyectos. Estamos cerca de ver por fin estos desarrollos como una realidad», indicó Simon Harb, Country Manager de Verano Energy en Colombia.

Los más recientes gobiernos en Colombia se han enfocado en la importancia de la transición energética con un fortalecimiento de las energías renovables y la reducción de carbono. Para ello, existe un apoyo generalizado a la construcción de este tipo de proyectos para poder diversificar con diferentes tipos de energías limpias, con un foco a medio y largo plazo.

El plazo de entrada en funcionamiento de las plantas está previsto entre 2024 y 2026. Su construcción conllevará, en total, la contratación de unos 350 trabajadores directos por periodos que oscilarán entre un año y un año y medio, la generación de energía limpia durante 30 años y la reducción de la producción de aproximadamente 312 mil toneladas de CO2 (dióxido de carbono) al año.

TE PUEDE INTERESAR  Bitcoin cerró la semana en la que su precio cayó hasta 10%

«Estamos decididos a ser uno de los principales promotores y centrales IPP en Colombia. Tenemos previsto aplicar nuestra importante experiencia y las lecciones aprendidas en otros mercados, como Chile, donde hemos construido más de 45 proyectos, para garantizar el éxito de nuestras primeras inversiones colombianas», aseguró Harb.