Compartir

El presidente de Canatame Gino Fileri señaló que la calidad de la gasolina en Venezuela «no es realmente el problema, sino la mala calidad de los repuestos, como las bombas. La informalidad es el problema».

La Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (Canatame) generará, junto con el Servicio Autónono de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer), un protocolo para certificar la calidad de los aceites y lubricantes automotrices que se venden en el país, en función de enfrentar la comercialización de productos falsificados o que no cumplan con estándares mínimos, lo que genera graves pérdidas a los propietarios de vehículos.

De acuerdo con Gino Fileri, presidente de Canatame, este será un trabajo costoso, pero se hará junto con todas las empresas formales que producen y venden estos productos en Venezuela. La certificación se hará con base en estudios realizados en laboratorios ubicados en México, Brasil y Colombia.

La idea es que esta iniciativa se concrete en 2023. «En este momento no tenemos un laboratorio donde certificar los aceites y lubricantes, pero hay que certificarlos, porque eso hará que los bolsillos sufran menos, porque habrá menos desgaste de piezas», señaló Fileri.

El enemigo es la informalidad

En una entrevista con Unión Radio, el dirigente gremial señaló que el gran enemigo del sector automotor es la informalidad y señaló que «es mentira» que los precios en los talleres informales que proliferan en el país, incluso en plena calle, sean inferiores a los de las empresas formalmente constituidas, registradas en Canatame, los cuales cumplen con todas las normas, ofrecen garantías por los trabajos realizados, pagan impuestos y generan empleos formales.

TE PUEDE INTERESAR  La 4ta edición de Caracas quiere café enaltece a baristas venezolanos

El presidente de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos, Gino Fileri, manifestó que un vehículo puede dar un rendimiento de entre 300.000 y 500.000 kilómetros, según el mantenimiento que se le practique, pero en Venezuela proliferan repuestos de mala calidad, de procedencia dudosa y no certificados.

Por ello, hizo un llamado a los propietarios de vehículos a adquirir repuestos certificados, originales. «Las persona que no compran repuestos originales no tienen garantías ni seguridad. En Caracas, hay mecánicos en las esquinas cambiando aceite y no hay una autoridad que actúe. ¿A dónde va ese aceite que cambian? A las cloacas… ¿Y dónde queda la protección del ambiente? Sin duda, la policía tiene que tomar medidas. No puede ser que un carro se repare en la calle».

En otro orden de ideas, Fileri señaló que la calidad de la gasolina en Venezuela «no es realmente el problema, sino la mala calidad de los repuestos, como las bombas. La informalidad es el problema».

Además, el titular de Canatame dijo que ha habido una recuperación de la actividad a partir del tercer trimestre del año, especialmente en el sector de latonería y pintura que había estado deprimido a raíz de la crisis del negocio asegurador, por los costos y escasa cobertura de las pólizas de automóviles.