Compartir

Estados Unidos alcanzó el techo de deuda de 31,4 billones de dólares establecido por el Congreso el pasado 19 de enero. Desde entonces, el Gobierno está recurriendo a sus reservas para pagar las deudas que ha contraído.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que «están avanzando» las negociaciones con la oposición republicana para elevar el techo de deuda y evitar que el país entre en suspensión de pagos, aunque todavía no hay acuerdo.

El mandatario se reunirá de nuevo la semana que viene con los líderes republicanos y demócratas del Congreso después de que fuera aplazado el encuentro que estaba previsto para el viernes.

Antes de abordar un vuelo hacia el estado de Delaware, Biden dijo a la prensa que las conversaciones «están avanzando» y subrayó que «tiene que haber» un acuerdo antes del próximo 1 de junio.

«Todavía no hemos llegado al punto crítico. Ha habido una discusión real sobre algunos cambios que se pueden hacer, pero todavía no estamos allí», declaró.

Biden recibió el martes en el Despacho Oval de la Casa Blanca al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy; así como el líder republicano del Senado, Mitch McConnell; y los líderes demócratas en la Cámara Baja y en el Senado, Chuck Schumer y Hakeem Jeffries, para abordar este asunto.

Estados Unidos alcanzó el techo de deuda de 31,4 billones de dólares establecido por el Congreso el pasado 19 de enero.

Desde entonces, el Gobierno está recurriendo a sus reservas para pagar las deudas que ha contraído, pero el Departamento del Tesoro estima que los recursos terminarán el 1 de junio, tras lo cual el país estaría entrando en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

TE PUEDE INTERESAR  ElToque: Ventas de casas en la Habana: Desde menos de dos mil hasta un millón de dólares

Los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara Baja, quieren vincular una subida del techo de deuda a importantes recortes de gasto en algunos de los programas estrella de Biden, algo que tanto la Casa Blanca como los demócratas rechazan.