Compartir

Los datos evidencian contracciones superiores a 90% de las reservas bancarias excedentes al comparar los dos primeros meses del año con el segundo bimestre y la tendencia parece apuntar a que no exista una recuperación sustancial de las reservas excedentarias, al menos en el corto plazo.

En las últimas 10 semanas reportadas por el Banco Central de Venezuela, el requerimiento de encaje legal a la Banca universal ha superado el saldo consolidado en cuenta corriente, generando un recurrente déficit de encaje en el sistema, lo que ha forzado a las entidades a mantener una alta demanda de fondos en el mercado interbancario y así tratar de obtener recursos para intermediación crediticia.

La Banca universal concentra 99,33% del activo total, 98,86% de la cartera de crédito y 99,4% de las captaciones del público, de acuerdo con cifras de marzo.

Este prolongado déficit de encaje no se había producido desde julio y agosto de 2022, cuando el mercado cambiario registró un fuerte incremento de precios y se aceleró la inflación.

Los saldos promedio mensuales de las reservas excedentes de la Banca han bajado de niveles de 1.705,10 y 1.520,39 millones de bolívares en enero y febrero a montos de 135,04 y 143,09 millones de bolívares en marzo y abril, al tiempo que en lo que va de mayo las reservas líquidas excedentarias están promediando 106,31 millones de bolívares.

Estos datos evidencian contracciones superiores a 90% de las reservas excedentes al comparar los dos primeros meses del año con el segundo bimestre y la tendencia parece apuntar a que no exista una recuperación sustancial de las reservas de capital excedentarias, al menos en el corto plazo.

TE PUEDE INTERESAR  Tiburones de La Guaira, doble ganador de la Copa Bancamiga

En la semana del 5 de mayo -la última reportada por el BCV- el requerimiento de encaje legal fue de 17.639,7 millones de bolívares, mientras que el saldo en cuenta corriente se ubicó en 16.738 millones, de manera que el encaje superó 5,11% a los recursos líquidos del sistema depositados en el emisor.

En las nueve semanas precedentes, los déficits de encaje superaron los 1.000 millones de bolívares por corte. En estas 10 últimas semanas el requerimiento de encaje promedió 16.291,3 millones de bolívares, mientras que el saldo en cuenta corriente se ubicó en un promedio de 13.317,5, de manera que el déficit fue de 18,25%.

Esta presión sobre la liquidez bancaria obedece a la estrategia de regulación de la liquidez que viene adoptando el Gobierno para contener la inflación que, como efecto colateral, ha venido afectando la capacidad crediticia de la Banca al trasladar una parte sustancial del ajuste de la oferta de bolívares al sistema financiero.

El Ejecutivo nacional se ha mostrado reticente a reducir el encaje legal que se mantiene en un mínimo de 73% para los depósitos en bolívares y 31% para las captaciones en moneda extranjera, sobre las cuales hay un límite de intermediación.

El mercado interbancario

En consecuencia, el mercado de financiamiento interbancario a un día u «Overnight» ha registrado un movimiento de fondos importante en lo que va de año.

En enero y febrero este mercado transó más de 4.500 millones de bolívares por mes a tasas promedio de 8,52% y 19,90%, respectivamente. En marzo, el movimiento de fondos dio un salto hasta 7.942 millones de bolívares, un alza de 65% en comparación con el mes anterior, mientras que la tasa de interés promedio subió a 63,10%.

TE PUEDE INTERESAR  Ilan Goldfajn electo presidente del BID

En abril, el «Overnight» regresó a un total de transacciones más parecido al reportado en enero y febrero, con un monto de 4.120,91 millones de bolívares, pero la tasa promedio se mantuvo en un nivel elevado de 62,38%.

En un mercado con fuerte demanda de fondos y pocos oferentes, las tasas máximas han sido elevadas frente a los precios promedio; de hecho, los costos de financiamiento máximos han llegado a 650% en enero para luego bajar a niveles de 180% en febrero y marzo, mientras que en abril la tasa máxima promedió 175%.

Bancos microfinancieros

La situación de los bancos microfinancieros es relativamente distinta a la de la Banca universal, en principio porque Bancrecer, Mi Banco y Bangente tienen un régimen de encaje diferente con un mínimo de 40% siempre que alcancen un índice de intermediación financiera de 50%.

En las últimas 10 semanas, estas entidades han registrado déficit de encaje en tres cortes, pero los excedentes se han reducido en comparación con los reportados al cierre de febrero. De hecho, en el último mes se ha hecho patente una mayor presión sobre la liquidez de estas entidades.